martes, 30 de junio de 2009

Batallitas y guerras lingúisticas








Parezco un abuelo; no es sólo porque haya cumplido 48 tacos (cosa que se pasa en un año como mucho) sino porque me cabreo cuando veo los errores garrafales que cometen los periodistas de uno de los supuestos periódicos-bandera del panorama informativo español. Lo digo a cuenta del accidente de avión de la compañía aérea yemení que ha tenido lugar cerca de las Islas Comores. Ahora, los de “El País” han descubierto que las citadas islas se llaman Comoras…

Opciones para que pasen estas cosas:
¿las descubren de un día para otro?,
¿se las inventan para ser más moden-nos que nadie?,
¿no tienen ni idea y las fusilan del teletipo de Reuters (que lo han traducido así)?,
¿deciden que cambiando los topónimos crean un mundo más justo?

Lo digo porque es el enésimo ejemplo de cambio de nombres propios con tradición en castellano o español: Malaysia por Malasia (que hasta el corrector de word de Microsoft de los años 80 marca como error, jejejejeje), Sulawesi por Celebes y ya no digamos de los topónimos españoles en nuestra tierra, casos conocidos de Lérida, Gerona, La Coruña, Ibiza, Mahón, Piedrahita del Cebrero, Fuenterrabía, Guecho, Orense…

Claro, que viendo cómo utilizan estos asuntos cada periódico, habrá que tener cuidado porque te pueden identificar los de otros bandos según digas: el idioma de los vascos se ha llamado vascuence o vasco desde que los castellano-parlantes podemos mencionarlo (hace unos añitos ya), pero si te precias de moderno tienes que decir “euskera” incluso si hablas en castellano, porque si no, te pueden colocar en ciertas posturas colonialistas, integristas, fascistas y tontistas. Pero hete aquí que si lo llamas “euskara” (que quiere decir vasco o vascuence en vasco o vascuence ) eres la leche de moderno y lees “El Mundo”. A lo mejor no es sólo cuestión de que a la gente le falte cultura (escrita, primordialmente) y no hayan leído libros de Emilio Salgari sobre piratas malayos (no malaisios, Sr. Jefe del Manuel de Estilo). En verano yo me inflaba a leer tebeos y libros (con estampas, pero libros)… y ahora la del tiempo de Televisión Española dice “la isla de Yava”. Es lógico y normal que los cuatro ríos importantes que hay en Australia no tengan traducción porque nos han importado un pito desde hace escasos 250 años que aquello se descubrió por los angloparlantes. Pero al Támesis, al Sena, al Ródano o al Rin hay que tenerles un respeto, aunque sólo sea porque tiene más caudal que el Ebro.
En menudo lío se metió el primer gobierno de Aznar (sí, sí …) cuando admitió que las denominaciones oficiales de ciertas ciudades fueran únicamente la del idioma vernáculo, porque la única ventaja es que las listas de la administración serán las mismas. Entonces… ¿por qué el número de código postal 01 no corresponde a La Coruña?, ¿por qué en las carreteras que dependen de ciertas administraciones regionales se indica sólo la dirección hacia Osca y França?

Modernicémonos: mi hijo estudia english en el cole y yo en mis tiempos estudiaba français, yo he viajado a los United States y las españolas en los 70 abortaban en London; el segundo río más largo de Europe es el Danau, el concierto de año nuevo es en Wien y Nippon tiene cuatro islas principales. Óbviese que ya todos sabemos pronunciar Los Angeles (lesényels), California (kalafrnie), New York (niuyok) y Paris (paguí).
Aprende idiomas, todos los que puedas, pero no te dejes liar: el idioma sirve para comunicarse, no para hacer de él una barrera diferenciadora. Por cierto, ¿quién paga los intérpretes del Senado, señor Manuel Chaves? ¡Ah! ¡sí! : éste que me lee y yo.

2 comentarios:

  1. Escribo porque soy un ligero de teclas. Pero, de ser sensato, debería de esperar a mantener una conversación previa a la redacción de este post, tan comprometido, con mi gran amigo Sebas: Erudito en lenguas muertas -de risa-. Mi amigo Sebas es oriundo de "Haénnipollas". Célebre suscriptor de sublimes sentencias tales como: "Deliciarse en chominás camperas", "La gente de nuestro contorno más cercano" o "Quedarse como si te fueses comio un pavo" -el pavo se puede sustituir, al gusto, por una "patacordero" o "un conejo con una bandeja de picaillo de tomate con cebolla y güevo"..., vamos que la ciencia matemática se vería en un aprieto antológico para determinar el número de las posibles y probables combinaciones gastronómicas que Sebas oferta en su visceral verbalización del placer que otorga la satisfacción. Tiene "apuñadas" muchas más perlas sintácticas, pero no procede mentarlas.
    Me gustaría despachar con él sobre tamaños vericuetos que la lengua y la lingüística nos plantea a las personas españolas, de bien, en esta suerte de órdagos toponímicos. Pero, tal y como apuntaba al principio, tengo la tecla tan ligera que no puedo esperar. Si fueran horas decentes llamaría por teléfono a Sebas para plantearle el espinoso asunto que nos entretiene. Él contesta a todo. Siempre tiene una cavilación generosa que compartir. Pero dado que esto no es posible por las circunstancias alegadas, me atreveré a replicar este texto, en su nombre, al abrigo de la intuición: "Cucha con tanta jilipollá, cuha la gente, tienen más genio que una pava atá -las aves son su debilidad-. Eso es una peleaperros. Tú paga al pumún onde vayas que las pencos lo mismo te sacan en Osca que Huesca". Magister dixit.

    ResponderEliminar
  2. Hola, hay veces que ante noticias de este tipo es necesario reescribir de nuevo El Quijote.

    Te invito a leer mi artículo: De lo que aconteció a don Quijote en el Senado.

    http://www.terceraopinion.net/2009/07/05/quijote-senado/

    Un saludo.

    ResponderEliminar